Noticias

 

La incorporación de la mujer tanto al trabajo asalariado como al espacio público ha sido fruto de muchos años de lucha feminista. Por ello, cada 8 de marzo se quiere hacer un reconocimiento a todos los movimientos y acciones que contribuyen a la consecución de la igualdad entre hombres y mujeres.

Pese a que en la base de la economía se encuentran las tareas domesticas y las tareas de cuidado, el sistema capitalista menosprecia  tales trabajos. Quedan ocultos, no se reconocen socialmente y tampoco se pagan. Se les niega hasta el propio estatus laboral, aun sabiendo que son la base de la vida, porque se trata de las tareas que generan y mantienen la fuerza de trabajo. Y los conceptos de economía, riqueza y trabajo se relacionan con el mundo de las finanzas, el trabajo remunerado  y el trabajo productivo, situándolos en el centro de todo. El mercado capitalista se sitúa en el eje de la economía, y sitúa también la vida a su servicio, en lugar de ser a la inversa.

Solo teniendo en cuenta que la responsabilidad de las tareas domesticas y las tareas de cuidado se asignan principalmente a las mujeres se puede entender el lugar marginal  que ocupan en el mercado y la doble explotación que padecen. Tanto las tareas de cuidado como las de tareas domesticas han de pasar a ser responsabilidad de hombres y mujeres y también de las instituciones. El mercado de trabajo utiliza a las mujeres como trabajadoras de segunda categoría, porque defiende que mayormente su lugar está en casa. La necesidad de superar el sistema capitalista y el patriarcado se nos revela más claramente que nunca, para poder situar así la vida en el centro de la economía, para poder reconocer las tareas de cuidado, para acabar con la distribución de trabajo según sexo, y para poder vivir una vida digna.  Hasta ahora, las  pocas actuaciones institucionales que se han realizado han ido dirigidas  a la conciliación de la vida laboral y familiar, pero siempre dirigidas hacia las mujeres, que son las que más obstáculos se encuentran para compatibilizar ambas facetas de la vida.   

Los hombres y las mujeres somos, ante la ley y en la Ley, iguales como personas. Pero evidentemente existen diferencias provocadas por la propia naturaleza física y social que exigen que los poderes públicos eliminen los obstáculos que impidan la igualdad efectiva entre personas sin discriminación por razón de sexo u otras circunstancias sociales.

Para conseguir el  logro de la igualdad es necesario un cambio de valores que provoque una transformación social. Hay que cambiar el modelo patriarcal y machista por uno igualitario en el que las mujeres venzan la discriminación laboral y la violencia que están sufriendo. Debemos apostar por la paridad, la corresponsabilidad, por eliminar la brecha salarial, el déficit en el empleo de las mujeres y la precarización de sus vidas. Además apostamos por combatir la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, por defender los derechos sexuales y reproductivos y especialmente, por el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

Siendo conscientes de la complejidad que supone este cambio de valores, y basándonos en el I Plan de Igualdad de mujeres y hombres de Alonsotegi, aprobado en Pleno el pasado 26 de febrero, desde el  Ayuntamiento de Alonsotegi  nos comprometemos a:

  1. Impulsar, fortalecer y apoyar la participación sociopolítica de las mujeres  y el tejido asociativo
  2. Promover la colaboración con asociaciones de mujeres y con movimientos feministas.
  3. Reconocer a las mujeres y al movimiento organizado de mujeres y/o feminista, como interlocutor clave en el impulso de las políticas locales de igualdad.
  4. Desarrollar políticas que posibiliten a las mujeres de nuestra localidad vivir una vida digna.
  5. Dotar de los medios necesarios para que nuestra localidad sea un espacio en el que se pueda vivir libre de violencia
  6. Refozar la prevención en violencia de género y hacer especial hincapié en evitar la violencia en la juventud.

Un año más este Ayuntamiento, reitera su compromiso en defensa de la igualdad entre mujeres y hombres y hacemos un llamamiento a todos los vecinos del municipio y a las organizaciones para que se sumen a la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres.

Alonsotegi, 6 de Marzo de 2015

EL ALCALDE –PRESIDENTE

Fdo. José Luis Erezuma Jauregi